Los besos son una de los acciones más románticas en la gran mayoría de culturas. Miles de novelas y películas dedican escenas completas a ese momento. Pero, ¿has pensado alguna vez qué sucede cuando das un beso?

Un delicioso y apasionado beso puede ser un micro entrenamiento saludable para el corazón, un gran liberador de hormonas y un buen estimulante del humor. Además de ser divertido y una gran herramienta para conectar con la otra persona.

Tal y como afirma la autora Andréa Demirjian: “Besar es íntimo: Te encuentras justo allí en el espacio de tu alma. Llega al centro de tu corazón y tu espíritu porque es una forma preciosa de expresar y recibir amor y afecto. Un beso al día realmente puede mantener alejado al médico”.

Un gran aliado para la salud

Son muchos los tipos de besos que podemos dar o nos pueden dar: dulces, amorosos, extraños, decepcionantes, aburridos, sublimes. En definitiva, un sinfín de posibilidades. ¿Sabías que cada uno de ellos ofrecen sorprendentes beneficios para nuestra salud? ¿Quieres conocerlos?

Es sorprendente lo que un beso puede hacer por ti:

Besarse en bueno. Hay estudios que han demostrado que las personas que besan más viven más porque todo lo que hay a su alrededor es positivo (compañía, ayuda, apoyo emocional).

Mejora la salud del corazón

Besar apasionadamente aumenta los latidos de forma saludable y ayuda a disminuir la presión sanguínea. Dilata los vasos sanguíneos, la sangre fluye de una forma firme, y llega a todos tus órganos vitales. Todo de forma sana y muy natural.

Fortalece las defensas

Cuando besas a alguien se intercambia saliva y otras bacterias, pero también se fortalecen las defensas del sistema inmunológico de una manera divertida y emocionante. Suena bien, ¿verdad?.

Aumenta la felicidad

Si te sientes estresado o un poco tristón, besar puede ser el remedio a tu estado de ánimo. Cuando besas, los químicos del cerebro que te hacen sentir bien comienzan a propagarse: la serotonina, dopamina y oxitocina. Te sientes mucho más tranquilo y tu estado de ánimo mejora positivamente.

Además, los besos te hacen experimentar seguridad en ti mismo debido a que te sentirás más deseado, amado y/o querido por la otra persona. ¡Arriba la autoestima!

Sanan nuestra boca

  • Al besar se activan en la boca las glándulas salivales, contribuyendo a que fluya más cantidad de saliva y eliminando por tanto, las bacterias de los dientes y los espacios interdentales.
  • El beso ayuda a paliar el dolor de muelas, debido a la producción de endorfinas.
  • Combate las caries, ya que besar estimula el flujo de saliva, lo que a su vez neutraliza los ácidos, remineraliza los dientes y elimina las partículas de comida.
  • Contrarresta la sequedad en la boca por el aumento de la producción de saliva.
  • La saliva generada durante los besos ayuda a contrarrestar los ácidos bucales que causan la erosión dental.
  • Al besar se relajan los músculos del cuerpo y se alivia la tensión. Como consecuencia se disminuyen las posibilidades de padecer algunas enfermedades periodontales como la gingivitis, herpes o aftas.
¡Porque besar es maravilloso! Así que ya sabes, disfruta de los besos a diario.

PIDE TU CITA

Pide tu cita Pop Up

WhatsAppTeléfonoFinanciaciónEmail