Se denomina como bruxismo al acto involuntario de comprimir y hacer rechinar los dientes. Puede darse tanto por el día como por la noche, y se debe a la acción involuntaria de los músculos de la mandíbula a modo de reflejo o leve espasmo.

El más frecuente es el bruxismo nocturno, que es el tiene lugar cuando estamos dormidos. Es sufrido por entre un 10 y 20% de la población y existe cierta controversia sobre su origen.

Se cree que su origen es psicológico, y que factores como el estrés, la ansiedad o los malos hábitos de sueño acrecientan las posibilidades de su aparición. También puede estar relacionado con casos de una mala alineación de la dentadura. 

Como saber si sufres de bruxismo

Mucha gente no llega a saber si quiera que lo padece, así que no te alarmes, quizá nunca llegues a sentirte identificado con lo que vamos a contarte.

En los casos en los que se debe a una mala alineación de la dentadura, la detección suele ser de forma sencilla en una revisión rutinaria en la consulta del dentista. Así como la detección, la solución en este caso también es sencilla, solo deberás acogerte al tratamiento que tu dentista te indique (generalmente podrá solucionarse con ortodoncia).

Pero sin embargo, si tu caso es de bruxismo nocturno, la detección tendrá que ser de tres formas posibles:

  • Por medio de terceros: Al darse mientras estamos dormidos, si compartes cama con alguien, esta persona se dará cuenta del ruido que emiten tus dientes en la noche (más tarde que temprano).
  • Por ti mismo: Al experimentar una molestia en la zona de la mandíbula de forma frecuente justo después de levantarte. También puedes experimentar problemas para conciliar el sueño.
  • En una revisión dental: En casos más avanzados, donde se experimente un marcado desgaste de las piezas dentales, el dentista puede darse cuenta de que se padece bruxismo.

 

Una vez detectado, puede ser controlado mediante el uso de una férula dental que el propio dentista te proporcionará.

Entre los síntomas más frecuentes encontramos:

  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de oido.
  • Sensibilidad muscular.
  • Dolor en la mandíbula.
  • Dificultad para dormir.

Cómo prevenir el bruxismo

La forma más efectiva de prevenir este trastorno es llevar unos hábitos de vida saludables, regular los horarios de sueño y llevar a cabo las revisiones dentales cada cierto tiempo.

Por último, podemos darte algunos consejos para que no te suceda:

  • Trata de evitar los alimentos de extrema dureza, esto prevendrá sobreesfuerzos en la mandíbula con la consiguiente repercusión que esto supondría.
  • Para evitar situaciones de estrés o ansiedad durante la noche, te recomendamos que pruebes con algunos métodos de relajación justo antes de irte a dormir, como por ejemplo la meditación.

 

Si necesitas más información sobre el BRUXISMO, mira este articulo para saber más.

PIDE TU CITA

Pide tu cita Pop Up

WhatsAppTeléfonoFinanciaciónEmail