Menu

Información de contacto

Av. de la Constitución, 36, Granada , 18012
958 28 44 55hola@finedent.esLun-Vie : 9:30 – 14:00 / 16:30 – 21:00

Cómo saber si tu hijo necesita ortodoncia

La Ortodoncia es uno de los tratamientos estrella dentro de la Odontología. Gracias a un tratamiento de ortodoncia podemos corregir los defectos y las irregularidades de posición de los dientes. Para conocer si es necesario su aplicación, acudir a tu clínica en Granada Finedent es clave. Contamos con especialistas en ortodoncia que estudiarán tu caso de un modo personalizado y exhaustivo, poniendo a tu disposición la propuesta que te resulte más beneficiosa para conseguir una alineación armónica y bonita.Son numerosas las razones por las que este tratamiento puede ser necesario, tanto a nivel de salud y bienestar, como de estética. Por ello, es fundamental acudir a un servicio avanzado como el nuestro y decidirse por la implementación de un aparato dental en Granada. Una decisión tan importante te resultará más sencilla y segura, ya que contarás con el asesoramiento y el diagnóstico a medida que te proporcionarán nuestros odontólogos especializados. Y, además, el estudio inicial y recomendación del especialista en nuestra clínica es completamente gratuito y sin compromiso.

Pero te contamos algo más: la ortodoncia va más allá de alinear unos dientes y conseguir una sonrisa más bonita. Este tratamiento nos ayudará a conseguir solucionar problemas en la mordida, la mandíbula o la cara.

Se debe acudir a revisiones periódicas para conocer el estado de nuestra salud bucodental. Será entonces cuando nuestro especialista indique si es necesario aplicar el tratamiento. A pesar de ello, existen numerosos indicios que nos harán saber si necesitamos una ortodoncia:

Maloclusión

Principalmente, aquellas personas que presentan maloclusión (mal alineamiento de los dientes o a la forma en que los dientes superiores e inferiores encajan entre sí.) pueden sufrir los siguientes problemas:

  • Una incorrecta masticación (generando una mala trituración de los alimentos y complicando posteriormente su digestión)
  • Les resulta más complicado mantener los dientes limpios
  • Perciben un incremento de enfermedades dentales como la caries o problemas de encías, e incluso la pérdida de dientes.

Problemas de mordida

  • Sobremordida: las coronas de los dientes anteriores superiores caen casi por completo por delante de las coronas de los dientes inferiores. Esta suele ser causada porque el maxilar se encuentra adelantado respecto a la mandíbula.
  • Submordida: los dientes inferiores están excesivamente adelantados o los superiores quedan muy atrás.
  • Mordida cruzada: en la mordida, los dientes superiores no descienden ligeramente por delante de los inferiores anteriores o por fuera de los dientes inferiores posteriores.
  • Mordida abierta: al cerrar la boca y morder, no los dientes superiores e inferiores no encajan, quedando un espacio entre los dientes de modo horizontal.
  • Línea media desplazada: si imaginamos una línea que divida nuestros dientes verticalmente, el centro de los dientes anteriores superiores no coincide con la de los dientes inferiores.

Diastemas

  • Dos dientes adyacentes están excesivamente separados, creando un espacio visible entre ellos. Esto suele ocurrir cuando existe una desproporción entre el tamaño de los dientes y la mandíbula.

 

Apiñamiento

  • Los dientes tienen un tamaño demasiado grande como para disponerse adecuadamente en el espacio que ofrecen los maxilares. Una señal de ello puede ser el difícil acceso del hilo dental entre los dientes.

Restos de comida en los dientes

  • Contar con residuos de comida en los dientes frecuentemente será una puerta abierta para que las bacterias queden acumuladas y provoquen diferentes enfermedades como la caries o la gingivitis.

Mal aliento

  • A pesar de seguir una correcta rutina de higiene bucodental podemos continuar sufriendo mal aliento.

Dificultad en el habla

  • El ceceo puede ser resultado de una mala alineación de los dientes.

Dolores de cabeza, mandíbula o cuello

  • Una mandíbula que no encaja correctamente puede generar una presión que provoque frecuentes molestias o dolores.

 

Si reconoces múltiples síntomas de los expuestos anteriormente, acude a nuestra clínica Finedent y ponte en contacto con auténticos especialistas del sector.