Menu

Información de contacto

Av. de la Constitución, 36, Granada , 18012
958 28 44 55hola@finedent.esAbiertos de Lun a Vier. Mañana y Tardes

Category Archives: Salud bucodental

Caries e Índice de masa corporal

En más de una ocasión se ha puesto en valor la importancia de la salud bucodental en armonía con el cuerpo humano. Y lo cierto es que la boca, es un claro indicativo de que algo podría ir mal en nuestro organismo o, por el contrario, de que todo va de maravilla. Hoy hablaremos de uno de estos indicadores: la caries.

Muchos de nosotros hemos tenido caries en alguna ocasión o conocemos a alguien que se ha sometido a un empaste para paliar este problema. Pero, ¿por qué se producen las caries? Las caries son pequeñas zonas dañadas en los dientes de un color generalmente más oscuro y que producen erosiones u orificios en el mismo. Suelen producirse por un conjunto de factores externos tales cómo: mala higiene bucal, acumulación de bacterias y alimentos con altos contenidos en azucares.

Pero, ¿eso es todo?, ¿una erosión por comer azúcares? Lo cierto es que no acaba aquí. Numerosos expertos llevan años estudiando las caries y las posibles relaciones con otras cuestiones corporales, como es el caso del índice de masa corporal. A priori, parecen temas completamente opuestos, pero hoy, os contamos por qué no lo son.

Estudio: Índice de masa corporal y las caries

El resultado de la investigación dictaminó que efectivamente existe una relación entre ambos. Entre los argumentos destacados, la mayoría de los autores concluyen que el desequilibrio alimenticio existente en índices de masas corporales por encima de lo normal, suele deberse a la ingesta de productos azucarados y altos en calorías, factores perfectos para la aparición de caries dental.

No obstante, los mismos estudios realizados en niños de distintas edades hasta los 12 años, ponen énfasis en la importancia de la influencia de los padres, ya que si los alimentos son controlados y la higiene bucal asistida, los casos de caries se reducirán de forma significativa, independientemente del peso asociado al individuo.

Conclusión: Buenos hábitos como clave

La realidad es que cada día existen más artículos y estudios que hablan sobre las caries y la relación con determinados factores corporales. Pero en todos y cada uno de ellos se pone en valor una adecuada higiene bucal así como una correcta alimentación

Por este motivo, y por muchos más, desde Finedent Granada te recomendamos que empieces cuanto antes a desarrollar rutinas saludables en tu día a día y lo agradecerás mañana.

Tu boca habla por ti, pero ¿escuchas a tu lengua?

Desde las clínicas dentales siempre ponemos énfasis en la importancia de una correcta y constante higiene bucal para evitar problemas de salud a medio y largo plazo. No obstante, centrarse en el cepillado y el uso de hilo dental no es suficiente. Nuestra boca habla constantemente de nosotros sin necesidad de articular palabra, por eso hoy hablaremos de la lengua, la gran olvidada en el cepillado y la que nos cuenta cada día cómo se encuentra nuestro organismo.

¿Te ha pasado?

¿Cuántas veces te has mirado al espejo y observas tu lengua con un aspecto diferente? Lo cierto es normalmente no se resalta como importante el aspecto de la lengua, si está rojiza, si está blanquecina, si está inflamada o seca. Sin embargo, todos estos signos son señales que nuestro cuerpo nos lanza para informarnos sobre algún desorden en el interior de nuestro organismo.

La lengua está compuesta por músculos y cubierta por una membrana mucosa y unos pequeños nódulos de tejido cubren la parte superior de la misma, llamados papilas. Además, tiene miles de terminaciones nerviosas que están conectadas a diferentes órganos, y dependiendo del color o textura podemos saber qué podría ir mal en nuestro interior.

Tipos de colores que puede experimentar nuestra lengua y qué significa:

  1. Lengua con color rosa y apariencia suave. Este estado indica que nuestro cuerpo está sano, tiene una alimentación adecuada y absorbe correctamente los nutrientes mediante una buena digestión.
  2. Lengua con color rojo. Puede ser un indicativo de infección, ya sea de garganta o algún otro órgano de nuestro cuerpo.
  3. Lengua rojiza con sensación seca. Puede ser causado por el estrés o la ansiedad, así como un claro indicativo de que la persona en cuestión tiene algunas décimas de fiebre.
  4. Papilas gustativas de la lengua inflamadas. Podría ser un indicador de carencias nutricionales.
  5. Lengua blanquecina o con una capa de color blanco. Descubre que la persona podría estar sufriendo problemas digestivos. Además, también podría indicar que sufre:
  • Candidiasis oral. Producida por hongos. Es más frecuentes en niños y personas mayores que hacen uso de dentadura postiza.
  • Se produce cuando las células de la boca crecen en exceso y dan lugar a una especie de manchas blancas.
  • Liquen oral. Cenefas en la zona de la lengua, que dan lugar a líneas blancas elevadas en la zona de la lengua.
  1. Lengua con relieve. Suele aparecer en aquellas personas que sufren fuertes intolerancias o alergias a determinados alimentos.

¿Sabías que tu lengua podía contar tantas cosas?

Los expertos recomendamos revisar el estado de tu lengua después de cada cepillado, teniendo en cuenta los estados anteriores para supervisar el correcto funcionamiento de tu organismo. No te olvides de cepillarte la lengua después de cada lavado bucal y, sobre todo, cuida tu alimentación y estados de ánimo. Todo influye en la salud, aunque sea en pequeñas cantidades.

 

¡Ponte en manos de expertos!. Si necesitas más información o tienes dudas al respecto, no dudes en contactarnos, sin compromiso: Finendet Granada, Tel. 958 28 44 55, vía Whatsapp: 640 24 80 44, o en Avda. Constitución 36, bajo cita previa.

¡Encantados de cuidarte y asesorarte sobre salud!

La primavera, la sonrisa altera

La primavera es sinónimo de buen tiempo, más horas de sol, días más largos, cielo azul, actitud positiva, colores alegres y estampados florales, pero, también, de mucho polen, activador de las conocidas alergias de esta estación. Para las personas que tienen alergia, es una época perjudicial para su salud, ya que comienzan a presentar mayor congestión nasal y estornudos, picor de ojos y garganta, dificultad para respirar, etc. Y, aunque no sea uno de los efectos principales de la alergia y no seamos muy conscientes de ello, la alergia primaveral también puede afectar a nuestra salud bucodental. ¿Lo sabías? Desde nuestra clínica dental Finedent hoy os hablamos del impacto que puede tener la alergia primaveral en la sonrisa.

La alergia y sus consecuencias en nuestra salud bucodental

Nuestro cuerpo y sistema inmunológico lucha contra las alergias primaverales provocadas principalmente por el polen de las flores. Los síntomas que padecen las personas con alergia son muy molestos y perjudiciales y, como hemos apuntado antes, afecta de forma indirecta a la salud de nuestra boca y dientes, pudiendo provocar desde sequedad en la cavidad oral hasta obstrucción y dolor de dientes, debido a la congestión de los senos paranasales.

Sequedad bucal

Uno de los efectos más frecuentes que podemos padecer al sufrir alergia es mayor sequedad oral. Principalmente por el hecho de tener las fosas nasales obstruidas y por tanto, respirar más por la boca. También, esa disminución de saliva, puede ser un efecto secundario por la ingesta de determinados medicamentos para tratar la alergia.

Al respirar por la boca, la cantidad de saliva en la cavidad bucal es menor, por tanto, nuestra boca se reseca y disminuye el pH oral, provocando la desmineralización dental, y favoreciendo así la acumulación de cálculo supragingival, patologías como la caries o periodontitis y el mal aliento.

Sinusitis maxilar y dolor dental

Los senos maxilares son un conjunto de cavidades comunicadas con las fosas nasales, recubiertas por una membrana formada por células que son las que producen la mucosidad y las envían hacia la nariz. Estas cavidades cumplen la función de humidificar el aire, favorecer la capacidad respiratoria y olfatoria.

Cuando nuestro cuerpo lucha contra una alergia produce mucosidad frente a los alérgenos y causa la congestión de los senos maxilares. Cuando esto ocurre se produce lo que conocemos como sinusitis maxilar. Esto provoca una fuerte presión sobre las raíces de los dientes molares superiores, pudiendo llegar a causar dolores en los dientes y mayor sensibilidad dental al frío/calor.

Irritación de garganta

La garganta dolorida e irritada es un síntoma bastante común en las alergias, causada por respirar con la boca y por la acumulación de mucosidad en las fosas nasales. Este dolor e irritación de la garganta puede afectar a nuestra salud oral ya que también puede ocasionar halitosis o mal aliento.

Prevención para proteger nuestra boca y dientes de los efectos de la alergia.

Las personas alérgicas deben extremar la precaución durante la época primaveral. Es importante que el paciente mantenga una serie de hábitos que van a ayudar a reducir y prevenir los efectos de la alergia, también, en su salud bucodental:

  • Hidratarse correctamente: Es primordial beber agua ya que ayuda a nivelar el pH en la boca y puede eliminar el exceso de mucosidad.
  • Higiene bucodental: Cepillar los dientes de manera exhaustiva y utilizar con frecuencia el hilo dental. Conseguiremos eliminar las bacterias de la boca, ya que la sequedad bucal contribuye a la aparición de las mismas.
  • Gárgaras con agua y sal: Es un remedio natural para mitigar el dolor de garganta y el mal aliento.
  • Tratar las alergias con el especialista: Controlar la alergia puede ayudar a reducir el impacto que pueden tener sobre la boca. Consulta a tu especialista sobre los posibles tratamientos para la alergia.
  • Acude con periodicidad al dentista: En nuestra clínica te ayudaremos a saber si si los problemas bucales son causados por la propia alergia u otra causa diferente, pudiendo provocar problemas mayores en tu salud bucal en caso de no ser tratados a tiempo.

Desde nuestra clínica dental Finedent te ayudaremos a hacer más llevadera esta época ante cualquier molestia en tu boca o dientes. No dudes en consultarnos ante cualquier duda o molestia. Nuestro objetivo es que luzcas tu mejor sonrisa, y qué mejor tiempo que en primavera.

Pídenos cita previa, y, ¡que nada te borre la sonrisa! J

Bésame mucho

Después de este año tan atípico, marcado por una complicada pandemia que nos ha cambiado la vida, ya ha llegado Febrero, el mes del AMOR. Aunque este año más que nunca hemos demostrado que el amor se demuestra durante todos los días y meses del año, en cada detalle, en cada gesto, por encima de las distancias, quizá tenga menos sentido que nunca destinar un día para dedicarlo al amor. El amor y el cariño se dan todo el año, cada alago, cada sonrisa, cada buena obra de apoyo y ayuda, cuenta, y mucho. Quizás ahora tenemos más conocimiento que antes. Quedémonos con esa parte positiva de esta difícil situación.

 

Este año nos habrá robado muchas cosas, pero no deberiamos olvidar la función y sensación de un beso. Besar es una de las acciones más simbólicas para demostrar el amor, el placer y la pasión, el cariño, la amistad… Hay besos en la mejilla, en la frente, en los labios, besos tiernos, apasionados, .., todos, sin duda, los necesitamos y son muy beneficiosos para nuestra salud.

 

Los besos traspasan el ámbito emocional y tienen infinidad de beneficios para nuestra salud tanto psíquica como física. Cuando besamos el latido del corazón se agita en solo unos segundos, se activan 36 músculos, liberamos hormonas, se dilatan los vasos sanguíneos, disminuye el estrés, la ansiedad, y hasta se reducen ciertos dolores. Lo que pocos saben, es que besar también nos ayuda a tener una buena salud bucodental.

¿Cuáles son los beneficios de los besos en nuestra salud bucal?

  • Besar estimula la producción de saliva.

Cuando besamos se activan las glándulas salivales y el flujo salival aumenta. El aumento de saliva ayuda a equilibrar el pH de la cavidad bucal, y así se remineraliza y se limpian los dientes mediantes los iones que se encuentran en la suspensión de la saliva. Además, disminuye la placa bacteriana que se acumula en nuestra lengua y encías, y permite regular las bacterias en la boca, por lo que contribuye a la disminución de la halitosis.

 

  • Reduce el riesgo de caries

Con el aumento de producción de saliva que producen los besos, aumenta la cantidad de sales minerales, proteínas y electrolitos que poseen. Además, actúa como un “desinfectante natural” que ayuda a neutralizar los ácidos que atacan el esmalte dental, evitando que se produzcan caries.

 

  • Protegen contra las infecciones

El intercambio de saliva que genera cada beso estimula nuestro sistema inmunológico y provoca ciertas secreciones hormonales. Nuestro cuerpo genera anticuerpos para combatir el intercambio de bacterias externas que proceden de la saliva del otro, de tal manera que aumenta las defensas naturales y ayuda a combatir infecciones.

  • Ayudan a combatir el dolor

Al besar generamos una liberación de endorfinas. Gracias a esto se genera un estado de placer, pero que también puede actuar como analgésico. Es por ello que, podemos controlar un dolor bucal como por ejemplo un dolor de muelas. Los besos son una buena opción para aliviar los dolores, los besos lo curan todo.

 

  • Protegen contra determinadas enfermedades periodontales

Al besar se relajan los músculos del cuerpo, se alivia la tensión y disminuye la ansiedad, y por tanto todas las manifestaciones o enfermedades que estas pueden provocar en nuestra boca. Disminuye las probabilidades de padecer algunas enfermedades periodontales derivadas del estrés, la tensión y la ansiedad, reduciendo así la aparición de úlceras, aftas, herpes e incluso gingivitis y bruxismo.

 

 

A pesar de que los besos tienen multitud de beneficios maravillosos, no podemos olvidarnos que hay que besar con una boca sana para evitar cualquier enfermedad o transmitir bacterias que puedan perjudicar la salud oral. Los besos que des y recibas deben mantener una rutina de higiene bucal diaria. ya que la prevención es el mejor tratamiento bucodental que podemos encontrar.

Besa, pero besa de verdad. En este año, solo podremos besarnos con las personas de nuestro nucleo de convivencia directo, pero prometemos apuntar todos los besos, y abrazos, y momentos pendientes, para cuando todo esto termine. #portiyportodos

Implante dental: todo lo que necesitas saber.

Hoy en día, por suerte, tenemos todo tipo de facilidades para el cuidado de nuestra boca, y aún así, multitud de personas sufren la pérdida de una pieza dental, que suele ser provocada por caries, lesiones diversas o algún tipo de enfermedad periodontal. En la actualidad tenemos los implantes dentales a nuestra disposición, tras las mejoras que se le dan al paciente y la calidad de vida que ganan, puesto que si miramos unos años atrás los tratamientos que teníamos para la sustitución de piezas dentales eran los puentes y las dentaduras postizas.

Si aún tienes dudas sobre las ventajas para tu salud, y la función estética de un implante dental, aquí te lo contamos todo.

¿Qué es un implante dental?

Son elementos metálicos de titanio que se colocan de forma quirúrgica, en los huesos maxilares bajo las encías para colocar sobre ellos las coronas, o bien los puentes fijos que servirán de sustitutos de las muelas o dientes dañados. Generalmente casi todos los implantes tienen éxito, siempre y cuando tengamos el debido cuidado tras la colocación del mismo, y se realice por manos expertas y con materiales de calidad.

¿Cómo cuidar nuestros implantes?

Se debe tener un cepillado convencional, es decir, lavar los dientes como mínimo cada 12 horas y usar el hilo dental después, teniendo especial cuidado donde se ha realizado la intervención. Se hará con el cepillo convencional que nos ayudaría a alcanzar los alrededores del implante.

Si nuestra prótesis es fija se puede hacer con un cepillo interproximal, ya que facilita el poder limpiar más a fondo los espacios entre el implante y la muela o el implante y el diente. Si la prótesis no es fija se deben limpiar por separado, por un lado la pieza con sus cepillos específicos y por otro lado los anclajes del implante, que deben de tener una limpieza más profunda y constante.

¿Cuánto cuesta un implante?

Conocer el precio de un implante depende de distintos factores, los principales son la calidad del laboratorio dental, la experiencia de los profesionales, los inconvenientes que surjan o la marca del implante elegido. Para una valoración exhaustiva, necesitamos realizar un estudio personalizado, que en Finedent es sin coste alguno y sin compromiso, y valorar en ese diagnóstico cómo se encuentra el estado de la boca del paciente y si es necesario dicho implate realmente. En nuestra clínica, ofrecemos todas las facilidades, ya que por solo 23€/mes, con una financiación sin entrada ni intereses hasta 48 meses, podemos atender esta necesidad y realizar el implante dental con todas las máximas garantías posibles, Si necesitas más información llámanos, sin compromiso, al Tel. 958 28 44.

¿Conoces las ventajas de un implante dental?

  • La percepción al masticar es la misma que con nuestra pieza original.
  • No es necesario acudir al dentista para su mantenimiento, ya que es similar a la del resto de dientes.
  • No provocan dolor a los demás dientes. Y ayudan a la función del resto de piezas, ya que de lo contrario, si no se repone la pieza perdida y dañada, repercutirá a nivel funcional al resto de las piezas.
  • Le da amparo al hueso, por lo que es más difícil la pérdida del mismo gracias a la estimulación de la mandíbula.
  • Más rentables para el paciente a largo plazo, dado que están creados para que duren muchos años.
  • Estéticamente lucen una apariencia natural para nuestra sonrisa.
  • Tratamiento sin dolor, el paciente escasamente nota la pequeña cirugía, debido a que se le pone anestesia local, lo que le permite seguir su vida con total normalidad, dependiendo del tipo de procedimiento.

Tras conocer las ventajas de un implante dental, debes recordar siempre lo importante que es la higiene bucodental para el cuidado de tus dientes, tus implantes y tu salud en general. Para todo lo que necesites, estamos a tu disposición en Finedent Granada.

Los efectos del vaping o cigarrillo electrónico en nuestra salud bucal

Los cigarrillos electrónicos son una moda que se ha convertido en un hábito para muchos jóvenes. Estos dispositivos surgieron para ofrecer a los consumidores de tabaco una alternativa “más saludable”. La solución al final es la de cambiar un vicio por otro, en vez de fumar, vapear.

El mecanismo del vaping consiste en calentar el líquido que contiene el dispositivo y convertirlo en vapor, que es lo que realmente aspira el consumidor o vapeador. Estos vapores no solo están formados por vapor de agua, sino que al aspirar también inhalan compuestos químicos producidos por el calentamiento de la glicerina, la nicotina, el propilenglicol de los aromatizantes, así como otras sustancias perjudiciales para la salud, adictivas y cancerígenas.

Si bien es cierto que estos productos parecen ser menos perjudiciales que el tabaco ya que no se inhala alquitrán ni monóxido de carbono, no implica que su consumo no se encuentre exento de riesgos. Y cada vez es mayor el número de estudios científicos, expertos en salud y organismos como la OMS, que muestran que los e-cigarrillos son perjudiciales provocando diversos efectos negativos en nuestra salud e higiene bucal.

Posibles problemas y enfermedades derivadas del consumo de cigarrillos electrónicos

Infecciones orales

Los fluidos que componen estos aparatos y que se encuentran en los líquidos calentados y presurizados de los cartuchos pasan a los fumadores quedándose adheridos en la mucosa o tejido de la boca, siendo ésta la principal causa de infecciones microbianas. El vapor provoca que muchas células que se encuentran en esta mucosa oral se mueran evitando así protegernos de los distintos microorganismos que habitan en nuestra cavidad oral. Además, las membranas de la mucosa oral se irritan y favorecen la aparición de lesiones, úlceras de la mucosa, problemas en las encías y dientes.

Sequedad bucal

Los vaping también contienen nicotina, aunque en menor cantidad que el tabaco. La nicotina afecta a la producción salival y puede irritar las mucosas de la boca, las vías respiratorias y el aparato digestivo, provocando la sequedad bucal.

Halitosis o mal aliento

Como hemos explicado antes, la nicotina provoca sequedad bucal y la falta de saliva impide que se eliminen correctamente las bacterias de la boca, provocando la aparición del mal aliento. Además, la nicotina y otras sustancias que incluyen los cigarrillos electrónicos pueden adherirse a la mucosa de la boca, la lengua y los dientes, dando lugar al mal aliento propio de los fumadores.

Enfermedades periodontales

El vapor que emiten estos cigarrillos electrónicos ocasiona daños en el tejido gingival y otras células de la cavidad oral, incrementando así la posibilidad de sufrir patologías o enfermedades bucodentales. Suele afectar principalmente a las encías, ocasionando gingivitis o periodontitis, ya que los e-cigarrillos favorecen el aumento de la inflamación periodontal así como una menor capacidad de reparación de los tejidos.

Cáncer oral

Se desconoce realmente el impacto nocivo de estos cigarrillos a largo plazo. Las bocas de los fumadores o vapeadores habituales están llenas de microorganismos, de bacterias capaces de causar todo tipo de enfermedades, desde las más leves hasta cáncer, por la exposición de los tejidos bucales y de nuestro sistema respiratorio a diversos compuestos químicos dañinos para la salud.

Es una evidencia que el tabaco en cualquier formato, mientras contenga nicotina, compuestos químicos e incluso aromatizantes, es dañino para nuestra salud en mayor o menor medida. Desde nuestra clínica Finedent, nuestro mejor consejo para las personas fumadoras, ya sea de cigarrillos electrónicos o tradicionales, es que intentéis dejar estos hábitos lo antes posible. El beneficio no es otro que el proteger tu salud bucal y disfrutar de una sonrisa sana y espléndida.

La diabetes puede afectar nuestra salud bucal

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa en la sangre, también conocido como azúcar en sangre, están muy altos, debido a los problemas de producción de insulina en el páncreas. La insulina sirve para que la glucosa que entra a la sangre, a través de la alimentación, sea transportada a las células y empleada para la producción de energía.

Esta enfermedad suele atacar a órganos de todo el cuerpo, aunque está asociada con un incremento en el riesgo de patologías cardiovasculares, neurodegenerativas, renales y óseas.

¿Cómo afecta a nuestros dientes y encías?

Las personas con diabetes que no controlan sus niveles de azúcar en sangre tienen mayor incidencia de enfermedades bucales, sobretodo en encías, infecciones o pérdidas dentales. Además, estas enfermedades pueden llegar a causar un descontrol en los niveles de la glucosa en la sangre y afectar o agudizar el control de la diabetes.

Los problemas bucales más comunes relacionados con la diabetes son:

 

Enfermedades en las encías

Las personas con diabetes corren un mayor riesgo de sufrir problemas periodontales debido a que son más susceptibles a padecer infecciones bacterianas y tienen menor capacidad de combatir las bacterias que invaden las encías. Además, tienen una menor resistencia y un proceso de curación más largo.

  • Gingivitis → Enfermedad que provoca una infección en la encía, provocando que se inflame, enrojezca o que empiece a sangrar.
  • Periodontitis → Enfermedad de la gingivitis, pero mucho más avanzada. La encía puede producir los mismos síntomas (inflamación, rojez o sangrado de la encía) y además la infección penetra por debajo de la encía formando bolsas periodontales, atacando a la raíz y al hueso que sujeta al diente, llegando a provocar en los casos más extremos la pérdida de la pieza dental más afectada.

Infección por hongos

Las personas diabéticas pueden ser más propensas a desarrollar infecciones por hongos en las paredes bucales, la lengua, las encías, las piezas dentales o la garganta. Los síntomas que pueden presentar son úlceras dolorosas, dificultad para tragar, mucosas blanquecinas, irritación, alteración del sabor o mal aliento.

Xerostomía o sequedad de boca

Es un síntoma de la diabetes muy común aunque apenas se hable de él. La falta de saliva o ardor en la boca, puede provocar el descontrol en el crecimiento de bacterias que pueden causar caries u otras infecciones orales.

Inflamación y retraso en la curación

La alteración de glucosa en la sangre provoca que la cicatrización de las heridas sea anormal y tarde un poco más en curarse, provocando que el cierre de los tejidos sea más lento que en las personas sanas. Y también puede causar una inflamación temprana inhibida o deteriorada.

prevencion diabetes

¿Cómo prevenir problemas bucodentales relacionados con la diabetes?

 

  1. Mantener un control exhaustivo del nivel de glucosa en la sangre.
  2. Extremar la higiene bucodental diaria, principalmente de los dientes y encías.
  3. Realizar chequeos o controles periódicos. Es aconsejable realizarlos cada seis meses.
  4. Es importante siempre avisar al especialista odontólogo o dentista que eres un paciente que sufre diabetes.
  5. No fumar. El tabaco afecta gravemente la salud de nuestros dientes y encías en condiciones normales, agravando aún más si sufre diabetes.
  6. En el caso que la persona con diabetes lleve prótesis dental o dentaduras, es importante que estén perfectamente ajustadas para evitar llagas o roces. Además, debe mantenerlas totalmente limpias.
  7. Prestar mucha atención a los problemas bucales o molestias que pueden surgir, como el sangrado durante el cepillado de los dientes, flemones, llagas, etc.

diabetes y salud bucodental

¿Cómo detectar si mis dientes y encías están siendo afectados por la diabetes?

Si eres diabético y notas algunos de estos problemas bucales, es muy probable que tus dientes y encías se estén viendo afectados por los desniveles de glucosa en la sangre.

  • Enrojecimiento, dolor, hinchazón o sangrado de las encías.
  • Separación entre los dientes y encías, provocando que éstos parezcan más largos.
  • Sensibilidad dental.
  • Mal aliento.
  • Problemas en la mordida.
  • Mucosas blanquecinas.
  • Dificultad para tragar.

 

Algunos de estos síntomas o cualquier otro pueden provocar graves problemas de salud bucal, es importante que informe a su dentista para tratar posibles enfermedades.

Desde Clínica Finedent recomendamos a los pacientes diabéticos que adviertan siempre a su dentista ante cualquier cambio en su estado de salud y niveles de glucosa, y recuerde además el tipo de medicación que toma en ese momento.

La caída del primer diente de leche

La caída de los dientes de leche de nuestros hijos es una etapa muy importante y mágica, tanto para los niños como para los papás. Empezamos a ser conscientes que ya no son bebés, que se van haciendo mayores, empezamos a tener una preocupación más y al mismo tiempo percibimos esa ilusión con la llegada del Sr. Ratón Pérez.

El ratoncito nos ayuda a que el proceso no sea tan doloroso y que los niños no tengan miedo a la pérdida de los dientes, un acontecimiento muy importante en sus vidas.

¿A qué edad se empiezan a caer los dientes de leche?

Con la primera caída se inicia el proceso o etapa de la pérdida de los dientes de leche, que los llaman así, por ser más blancos que los dientes definitivos cuyo esmalte les aporta un tono más amarillento.

La mayoría de niños completan su primera dentición temporal al cumplir los 3 años, y hasta los 5 ó 6 no se les empiezan a caer los primeros dientes de leche o temporales. Para ser sustituidos por los dientes definitivos. Aunque algunos pueden presentar una caída precoz de los dientes de leche a los 4 años y otros experimentar un inicio de caída tardía a los 7 años. El niño o niña debe haber cambiado todos los dientes temporales a los 12 o 13 años.

Por esto queremos dejar claro que la caída de los dientes de leche depende del nivel de desarrollo de cada niño, de si éste tuvo una aparición tardía de los incisivos en la boca (aparición de los primeros dientes, casi al año) y por supuesto de la genética. Por esto no debemos preocuparnos si a nuestros hijos se les caen los dientes antes que a los demás niños de su edad o un poquito después. ¡Todos y cada uno de nosotros necesitamos nuestro tiempo!

Eso sí, siempre debemos de estar alerta y pendientes de la salud bucodental del niño o niña y en el momento que se salgan de los parámetros indicados consultar al especialista.

¿En qué orden se caen?

Como norma general el primer diente que comienza a caerse es el incisivo inferior, que como hemos dicho antes, ocurre entre los 5 y 6 años, y por último se produce la caída de los molares posteriores entre los 12 y 13 años.

Los dientes comienzan moviéndose hasta que se caen solos, o con el simplemente hecho de morder, se desprende el diente dejando el espacio vacío para que erupcione el diente definitivo. Es aconsejable no forzar ni tirar del diente, sino dejarlo que se caiga a su debido tiempo, ya que esto podría ocasionar algunas consecuencias como hacerle daño al niño, rotura del diente provocando que se quede algún resto en la encía, enfermedades por las bacterias que tenemos en nuestras manos o que el diente definitivo saliera torcido por no estar aún desarrollado y preparado para salir.

 

* Os dejamos una tabla de la erupción de los dientes de leche, indicando cuáles, en qué orden y con qué edades aproximadamente aparecen cada diente y cuando comienzan a caerse.

tabla de cepillado dental

Cepillado y cuidado de los dientes de leche

La higiene bucodental es básica en adultos y en los más pequeños de la casa.

La limpieza de la boca se recomienda iniciarla incluso antes de la aparición de algún diente. Recomendamos que los papás limpien las encías del bebé a diario con el uso de una gasa. Esto evitará que cuando le nazca el primer diente la encía se le inflame y le produzca molestias y dolor en la boca.

Cuando por fin comienzan a salirle sus primeros dientes o tan solo empiezan a asomar por la encía, es aconsejable realizar un cepillado con movimientos circulares con un cepillo para bebés por lo menos 2 veces al día. Esto hará que el niño muestre interés por este hábito y vaya acostumbrándose a su cuidado bucodental.

Cuando el niño tenga una autonomía suficiente debe de cepillarse los dientes solo, pero siempre con la supervisión de un adulto, para asegurarnos que se cepillan por todos los lados, tres veces al día y durante aproximadamente unos dos minutos.

A partir de los 5 años y durante la etapa de la pérdida de los dientes de leche, hay que tener mucho más cuidado ya que los dientes permanentes son los que van a tener para el resto de su vida y si no comenzamos a cuidarlos desde que salen tal vez en la etapa adulta tengamos muchos problemas de salud dental.

Es importante usar el cepillo y la pasta dental correspondiente a cada edad del niño, en función del tamaño del cepillo o del porcentaje de flúor en la pasta de dientes, para protegerlos de las caries o de otras infecciones. Además, es recomendable incorporar el uso del hilo dental en el cepillado de tu hijo, para evitar posibles problemas en las encías en un futuro.

Una de las funciones más importantes de los padres es hacerle entender a los peques la importancia del cuidado de nuestra salud dental y la importancia de asistir al dentista un par de veces al año. El niño no debe de tener miedo de ir al dentista porque le puede ocasionar odontofobia, por este motivo es importante que la visita al dentista sea periódica y lo asuma como un hábito más.

En Finedent clínica dental tenéis a vuestra disposición los mejores especialistas, para atender a los más pequeños desde que nacen hasta su adolescencia realizando un seguimiento de su crecimiento dental.

No dudes en contactarnos para cualquier duda o aclaración que necesites al respecto. Estaremos encantados de atenderte en la Avda. de la Constitución 36, Granada, bajo cita previa, y en el teléfono: 958 28 44 55.

Boca seca en el síndrome de Sjögren

¿Conoces el síndrome de Sjögren?

Es una enfermedad autoinmune sistémica crónica, que provoca la destrucción de las glándulas que producen las lágrimas y la saliva. Sus síntomas más frecuentes y tempranos son la sequedad oral y ocular. En esta enfermedad los linfocitos, que son las células del sistema inmunológico que combaten las infecciones, atacan a las células normales de las glándulas exocrinas, aquellas que segregan las sustancias humectantes de los ojos, la boca y otros tejidos, provocando la inflamación y destrucción de dichas glándulas e impidiendo la producción de las sustancias humectantes.

¿Cómo afecta a nuestra salud bucal?

Este síndrome provoca la destrucción del tejido de las glándulas salivales provocando así, la disminución de la producción de saliva (hiposialia). La saliva es uno de los elementos principales para proteger nuestra boca y mantenerla sana, por tanto quien padece dicho síndrome al no generar suficiente saliva, puede padecer una variedad de problemas bucales.

 

  • Resequedad de la boca.
  • Hinchazón de las glándulas salivales o de la lengua.
  • Infección oral causada por hongos (llamada Cándida): provoca enrojecimiento y ardor en el recubrimiento de la boca y disminución del gusto.
  • Mayor incidencia de caries dental.
  • Deterioro de los dientes especialmente cerca del filo de las encías.
  • Dificultad para tragar o hablar.
  • Dolor de garganta.
  • Mal aliento.
  • Alteraciones en el gusto.
  • Riesgo de enfermedades en las encías.
  • Lesiones orales traumáticas y de etiología autoinmune.

Tratamiento para la resequedad oral.

  • Tomar sorbos pequeños de agua durante el día.
  • Tomar chicles o caramelos sin azúcar.
  • Consumir pastillas para estimular la producción de saliva.
  • Consultar con su dentista para el tratamiento de posibles infecciones bucales.
  • Usar sustitutos de saliva o geles para cubrir el revestimiento de la cavidad oral, especialmente cuando la boca se reseca más que suele ser durante la noche.
  • Evitar el uso de irritantes como alcohol o tabaco.
  • Mejorar la higiene bucal.
  • Evitar el azúcar en la dieta (dulces, repostería, sacarosa, etc) y en bebidas azucaradas y con gas.
  • No usar enjuagues bucales que contengan alcohol.
  • Humedece el aire durante la noche con un humidificador.
  • Trata de respirar por la nariz y no por la boca en la medida de lo posible.

Esperamos haber sido de ayuda con nuestro artículo. Para cualquier duda o aclaración que necesites sobre este tema o cualquier otro en referencia a tu salud dental, no dudes en contactarnos:

Avda de la Constitución 36, Teléfono: 958 28 44 55.

Fundas dentales: todo lo que necesitas saber

¿Qué son?

Las fundas para los dientes ayudan a conceder más vida útil a las piezas dentales débiles y dañadas. Principalmente pueden ser útiles también tras un tratamiento de endodoncia, puesto que desvitaliza la pieza dental que hace que la dentina se vaya deshidratando y pueda transformarse en un tejido frágil, con el trágico final, en su caso, de la fractura del diente en su totalidad.

Siempre que se recomienda la colocación de una funda dental, se hace con el fin de para evitar la extracción del diente.

¿Cómo son y para qué sirven?

Se ponen encima de los dientes naturales, de forma que rodeen y protejan el diente:

  • Para mejorar la apariencia y dar fuerza al diente tras una endodoncia.
  • Mejorar la acción de masticar mediante los puentes dentales, por la falta de piezas dentales.
  • Para solucionar los problemas de estética.
  • Reemplazar fundas de un material que ya no te gusta.

¿Cuándo tengo que ponerme una funda para los dientes?

Las fundas en los dientes no se colocan por un pequeño dolor en el diente o porque lo tengas rayado, sino como solución para las piezas dentales con un daño mayor como una fractura o una endodoncia. Acude a nuestra clínica dental FINEDENT, en Granada, ante cualquier duda, para que nuestros especialistas te resuelvan las dudas y te aconsejen sobre el tipo de tratamiento que más te conviene.

Tipos fundas dentales

La hay de diferentes tipos de material, las más utilizadas son las de metal-cerámica.

Metal-cerámica. 

  • Tiene una estructura interna metálica que da resistencia y un revestimiento de cerámica que da la estética dental a la funda. Son muy fuertes y duras, por ello se usan para los dientes molares. Debajo de la cerámica encontramos la parte metálica que apenas de aprecia.
  • Su principal función es de funda provisional o tradicional, mientras se prepara la funda definitiva, puesto que es un material menos duro que el que se usa para la funda final.
  • Es muy similar a un diente natural y estética, se suele usar para los dientes que más se ven, puesto que son muy resistentes.
  • Tiene mucha resistencia, un acabado estético perfecto y ofrece muy buenos resultados. Son las más habituales en nuestra clínica FINEDENT, en la que apostamos por los materiales de la más alta calidad.

Consigue uniformar la morfología, tonalidad y textura de los dientes y garantiza una sonrisa perfecta.

  • Disilicato de litio.

Es muy resistente, se utiliza más para carillas que para fundas completas, necesita menos preparación del diente y tiene menos grosor.

En Finedent Granada, te ofrecemos siempre la mejor solución al problema dental que tengas y atendemos cualquier duda que nos traslades. No tienes más que llamarnos o escribirnos y te daremos siempre los mejores consejos de salud dental: Tel: 958 28 44 55 y Whatsapp: 640 24 80 44