Menu

Información de contacto

Av. de la Constitución, 36, Granada , 18012
958 28 44 55hola@finedent.esLun-Vie : 9:30 – 14:00 / 16:30 – 21:00

Boca seca en el síndrome de Sjögren

Categories: Salud bucodental

¿Conoces el síndrome de Sjögren?

Es una enfermedad autoinmune sistémica crónica, que provoca la destrucción de las glándulas que producen las lágrimas y la saliva. Sus síntomas más frecuentes y tempranos son la sequedad oral y ocular. En esta enfermedad los linfocitos, que son las células del sistema inmunológico que combaten las infecciones, atacan a las células normales de las glándulas exocrinas, aquellas que segregan las sustancias humectantes de los ojos, la boca y otros tejidos, provocando la inflamación y destrucción de dichas glándulas e impidiendo la producción de las sustancias humectantes.

¿Cómo afecta a nuestra salud bucal?

Este síndrome provoca la destrucción del tejido de las glándulas salivales provocando así, la disminución de la producción de saliva (hiposialia). La saliva es uno de los elementos principales para proteger nuestra boca y mantenerla sana, por tanto quien padece dicho síndrome al no generar suficiente saliva, puede padecer una variedad de problemas bucales.

 

  • Resequedad de la boca.
  • Hinchazón de las glándulas salivales o de la lengua.
  • Infección oral causada por hongos (llamada Cándida): provoca enrojecimiento y ardor en el recubrimiento de la boca y disminución del gusto.
  • Mayor incidencia de caries dental.
  • Deterioro de los dientes especialmente cerca del filo de las encías.
  • Dificultad para tragar o hablar.
  • Dolor de garganta.
  • Mal aliento.
  • Alteraciones en el gusto.
  • Riesgo de enfermedades en las encías.
  • Lesiones orales traumáticas y de etiología autoinmune.

Tratamiento para la resequedad oral.

  • Tomar sorbos pequeños de agua durante el día.
  • Tomar chicles o caramelos sin azúcar.
  • Consumir pastillas para estimular la producción de saliva.
  • Consultar con su dentista para el tratamiento de posibles infecciones bucales.
  • Usar sustitutos de saliva o geles para cubrir el revestimiento de la cavidad oral, especialmente cuando la boca se reseca más que suele ser durante la noche.
  • Evitar el uso de irritantes como alcohol o tabaco.
  • Mejorar la higiene bucal.
  • Evitar el azúcar en la dieta (dulces, repostería, sacarosa, etc) y en bebidas azucaradas y con gas.
  • No usar enjuagues bucales que contengan alcohol.
  • Humedece el aire durante la noche con un humidificador.
  • Trata de respirar por la nariz y no por la boca en la medida de lo posible.

Esperamos haber sido de ayuda con nuestro artículo. Para cualquier duda o aclaración que necesites sobre este tema o cualquier otro en referencia a tu salud dental, no dudes en contactarnos:

Avda de la Constitución 36, Teléfono: 958 28 44 55.