El agua: Un aliado para la salud bucodental en verano

El verano ya está aquí, trayendo consigo días soleados y momentos para disfrutar de actividades al aire libre. Sin embargo, a medida que suben las temperaturas, resulta crucial extremar el cuidado de nuestra salud bucodental. El calor puede provocar deshidratación y otros problemas relacionados si descuidamos las precauciones adecuadas.

La hidratación es la clave

Durante el verano, es esencial mantenerse hidratado para que nuestro cuerpo funcione óptimamente. Aunque a menudo recurrimos a bebidas frías refrescantes como refrescos, zumos o tés helados, es importante recordar que, aunque calmen nuestra sed temporalmente, pueden dañar nuestros dientes y nuestra salud bucodental en general.

En su lugar, recurramos a nuestro mejor aliado: el agua. El agua no sólo ayuda a mantener nuestro bienestar general, sino que también desempeña un papel vital para mantener sana nuestra boca.

1. Elimina las bacterias nocivas

El agua actúa como limpiador natural de la boca, ayudando a eliminar las partículas de comida, la placa y las bacterias nocivas que pueden provocar caries y enfermedades de las encías. Simplemente bebiendo un vaso de agua después de cada comida, podemos reducir significativamente el riesgo de caries y otros problemas dentales.

2. Estimula la producción de saliva

La saliva es la defensa natural de nuestro cuerpo contra la caries. Neutraliza los ácidos, remineraliza el esmalte dental y evita la sequedad bucal. La deshidratación en verano puede reducir la producción de saliva, aumentando la probabilidad de desarrollar problemas bucales. Beber agua a lo largo del día favorece el flujo de saliva, manteniendo la boca húmeda y reduciendo el riesgo de caries.

3. Mantén un aliento fresco

Las altas temperaturas del verano pueden hacernos sudar más, lo que provoca mal aliento. Beber agua ayuda a hidratar no sólo nuestro cuerpo, sino también nuestra boca, reduciendo la sequedad que contribuye a la halitosis. Así que ten a mano una botella de agua para combatir cualquier mal olor bucal.

comer en verano

El agua como complemento de la higiene bucal

Aunque beber una cantidad adecuada de agua a lo largo del día es crucial para la salud bucal, hay otras formas de incorporar el agua a nuestras rutinas diarias para mejorar la higiene bucal.

1. Agua después de picar

Siempre que piquemos, sobre todo alimentos azucarados o ácidos, es beneficioso enjuagarnos la boca con agua después. Esto ayuda a neutralizar los ácidos y minimiza los efectos adversos sobre nuestro esmalte dental. Además, agitar el agua por la boca puede desalojar cualquier partícula de comida sobrante, reduciendo las probabilidades de caries.

agua infusionada con limon

2. Utiliza agua para cepillarte

Aunque la pasta de dientes es un componente esencial de nuestra rutina de higiene bucal, enjuagar el cepillo con agua antes y después del cepillado puede ser igual de importante. Esta práctica ayuda a eliminar cualquier resto de residuos y bacterias de las cerdas, garantizando un cepillo limpio para el siguiente uso.

Mantente hidratado, mantén la sonrisa

Con el sol brillando y las actividades veraniegas en pleno apogeo, es fácil pasar por alto la importancia de la salud bucodental. Sin embargo, mantener una sonrisa sana es clave para disfrutar de todo lo que ofrece la estación. Dando prioridad a la hidratación e incorporando el agua a nuestras rutinas diarias, podemos mantener la boca fresca, limpia y libre de problemas dentales.

Así que, la próxima vez que te sientas reseco bajo el sol del verano, coge un vaso de agua fresca y refrescante. Tu salud bucal te lo agradecerá.

Cita
Whatsapp
Llámanos